La gran noche europea es del City

El Manchester City se reconcilió con el fútbol y salió indemne de una batalla antológica en el Etihad ante un Mónaco espectacular. Los de Guardiola estuvieron con un pie fuera de esta Champions pero acabaron firmando una épica remontada liderada por un letal Agüero. El argentino neutralizó el 'doblete' de Falcao con otros dos tantos y propició un 5-3 que los 'skyblues' jamás olvidarán.

 

Lo más normal sería que no vivamos otro partido igual en lo que nos queda de Champions. Si me apuran, no veremos algo similar en muchos años. La noche iba para revelación, el partido iba decidido a encumbrar a un Mónaco de impresión pero acabó con un City desatado, eufórico, de puro corazón y una fe inquebrantable. Solo así se explica que los de Guardiola levantaran una eliminatoria que tenían fuera de su alcance.

Lo avisaban los expertos y lo corroboraban los números. El ataque del Mónaco es para echarse a temblar. Y no tardó mucho en confirmarse que los temores eran ciertos. El City sufrió como siempre en defensa pero lo acusó como nunca. Y fue así porque al otro lado estaba el mejor ataque de Europa. Bakayoko arrasaba allí por donde pasaba y Bernardo Silva marcaba los tiempos. Mendy se incorporaba con una velocidad e insistencia admirables y Falcao y Mbappé se turnaban para sacarle los colores a Stones y Otamendi. El sufrimiento era evidente.