¡Wow! Tres millones de dólares recolectado no es relajo. Luis Casis, el héroe de muchas personas en Panamá ha logrado esa cifra gracias a las personas que se identifican con su causa de ayudar a niños con alguna enfermedad.

En dos años y medio este comunicador ha caminado cientos de kilómetros con su alcancía gigante buscando ese aporte para darle alivio a esos 28 pequeños que Panamá se ha enamorado.
Panamá, ha sufrido y a la vez reído con historias como la del pequeño Asbel,  que necesitó un millón de dólares para una cirugía de corazón abierto, la cual fue todo un éxito. Hoy el pequeño Asbel goza y disfruta con sus familiares.
Muchos recuerdan los 17 días seguidos que Casis recorrió para la operación de 13 niños con problemas cardíacos. Gracias a los donantes se recolectó 500 mil dólares.
Este año no ha sido la excepción, el “reportero ciudadano” realizó varias caminatas y campañas, lo vimos buscando ayuda para el pequeño Daniel,  niño que necesitaba dinero para tener un tanque de oxígeno en su hogar. Y hace poco buscó la colaboración para que al jovencito Carlos Alberto se le hiciera una operación y le colocaran una prótesis en su cadera.
Conversamos con Casis para saber un poco más de toda esta campaña y aquí está lo que contó.
¿En estos dos años y medio cuánto dinero has recolectado? 
Ya hemos llegado a 3 millones de dólares, dinero recogido con la alcancía gigante en todo el país. Los kilómetros recorridos no los tengo, pero he caminado Chiriquí-Panamá, Panamá-Colón, Colón- Panamá, Panamá-Veraguas, Panamá-Coclé, Chitré, Pedasí, entre otros. También la empresa privada y el Gobierno han dado donaciones para los niños.
Sé que no tocas el dinero que depositan las personas, ¿cómo funciona eso?  
Yo camino con la alcancía y la gente deposita el dinero. Apenas se acaba la caminata directamente ese dinero va al banco o a una bolsa de seguridad de la Caja de Ahorros que solo puede ser abierta por ellos. Sería injusto ante Dios, por esta bendición que me ha dado, tocar ese dinero.
Le pedí por mi salud luego de un accidente de moto que tuve (fractura cervical), y me dio la oportunidad de volver a caminar y volver a correr por el país y por estos niños.
Sería injusto tocar algún centavo de esa alcancía por la confianza que me ha depositado el pueblo panameño, la empresa privada y hasta el propio Gobierno. Y aclaro, la ayuda que me ha dado el Gobierno de los 100 mil, 300 mil o 50 mil dólares va directo al hospital o entidad donde va a ser operado el niño, nunca va la cuenta de la familia del niño ni de nadie.
¿Hay algún interés político en todo esto?
Eso es lo que la gente más recalca. ¿Aspiraciones? en este momento no tengo, ni sé el tema político. Pero creo que ya las mentes viejas que están en nuestro gobierno, -y hablo de los diputados y representantes que llevan 25 o 30 años de estar gobernando este país, y no vemos un cambio, no vemos que se interesen por las personas que de verdad lo necesitan- cambien.
Por eso te digo que si se me presenta una oportunidad, bueno, tendría que sentarme con la empresa que me ha dado la oportunidad de crecer, que es RPC, Medcom, Telemetro, sentarme con ellos y hablar qué se podría hacer.
A mí me gustaría, pero es para cambiar la mentalidad a estos políticos que no es solo entrar y  sentarse en una silla,  robar y meterse la plata en su bolsillo…
Por eso me alegra que Judy Meana, mente fresca, nueva  y otros nombres que se me escapan, quieren que el país avance. No están por el tema político, que si la coima, que si hago esto voy ganar tantos millones.
No señores, hay que hacer algo por los niños que necesitan ser operados, que el Gobierno se interese en ellos, que los padres no estén rogando y que tengan que ir a una presidencia a llevar una carta.
El último caso que tengo fue el de Carlitos, ahí está la prueba, la unión de un país logró recolectar 69 mil dólares en tres días. La meta era 50 mil.
Pero si te cuento, la señora (mamá) tenía más de un año de estar entregando papeles y pidiendo el favor que le dieran lo que le corresponde por ser asegurada, que era 25 mil dólares. Sale el reportaje y luego el director del Seguro Social dice: ‘ah, no te preocupes, ya eso está firmado y eso va bien’,  eso no es lo que se quiere, sino que la ayuda debe ser al instante, niño enfermo, niño que se atiende y le den la ayuda.
¿La iniciativa de la alcancía gigante cómo nació?
Sale en el momento de conocer al papá de Asbel, el Sr. Abel a quien le habían dicho que su hijito tenía tres meses de vida, que necesitaba un trasplante de corazón valorado en un millón de dólares. Sentado en la casa me vino varias  ideas, y se me ocurrió la alcancía gigante. Cuando empezó, la alcancía era con cuatro tablones y cuatro llantas viejas, ahora es otra que una diputada (anónima), me donó.
¿Cómo te preparas para una caminata?
Primero, espiritualmente con Dios, segundo, empiezo a entrenar, mucho gimnasio, mucho cardio, muchas vitaminas. No voy al médico, la bendición de Dios me da esa fuerza y el equipo que tengo. Los bomberos, el Servicio Nacional Aeronaval (Senan) por la seguridad de la plata, Fernando Sánchez el camarógrafo, el Chino de la unidad móvil que va animando, es un pequeño equipo que he hecho y todos hemos trabajado voluntariamente, y otras empresas. La Caja de Ahorros, es el único banco que me ha abierto las puertas.
¡Ah! Después que hago una caminata voy a terapias de piernas y tobillos, me doy cuatro sesiones de terapias.
¿Viene el 2018, cuáles son tus metas? 
Seguir caminando por los niños, y bueno, sabes que soy un papá soltero, me separé de la mamá de mis hijos hace aproximadamente ocho años. Y la meta es tener mi hogar, tener mi familia (tengo mi mamá, mis hermanos), pero a lo que me refiero es mi esposa, casarme por lo civil, llegar al altar.
Seguir mi trato con mis hijos, cuya relación es al 100% todos los días, tengo una buena relación con la mamá de mis hijos…somos amigos por esos dos bebés que los amamos.

Sobre El Autor

Artículos Relacionados