El nuevo contrato de Messi con el Barça permitirá al futbolista cobrar algo más de 35 millones de euros netos por temporada, sin contar los bonus por objetivos ni los derechos de imagen. La clave radica en una prima de fichaje de 100 millones brutos con la que superará con creces a Ronaldo.

En total, el Barcelona ha cerrado la renovación de Leo Messi gracias a un contrato que establece el pago de 350 millones de euros brutos durante las próximas cinco temporadas. A esta cantidad habría que sumarle los bonus por objetivos deportivos y los derechos de imagen, que se queda en exclusiva Messi. El argentino se convierte así en el futbolista mejor pagado en dura pugna con Neymar, recientemente fichado por el Paris Saint Germain tras abonar su cláusula de 222 millones. Contando sólo los emolumentos deportivos, pasa a cobrar hasta un 70% más que el delantero del Real Madrid Cristiano Ronaldo.

EL MUNDO ha tenido acceso a las cifras económicas que alberga el documento, que constituye el octavo contrato profesional que firma Messi con el Barcelona a lo largo de su carrera. El texto une a Messi con el Barça hasta el mes de junio de 2021. No obstante, el club se reserva el derecho de renovar al jugador una temporada más en las mismas condiciones económicas pactadas para los ejercicios anteriores, de tal forma que queda, en parte, a criterio del club azulgrana si Messi, ya con 35 años, podrá seguir jugando en el Barça con esas cifras.

Prima de fichaje de 100 millones

En el contrato llama la atención, en primer lugar, la presencia de una prima de fichaje que asciende a 100 millones de euros brutos como fórmula para incrementar los ingresos anuales del futbolista. El club blaugrana ha establecido que esta cantidad sea abonada proporcionalmente al futbolista durante los próximos años como complemento a su salario. Es decir, Messi ingresará esa prima en cinco anualidades de 20 millones brutos cada una.

Constituye una compensación pactada con el jugador que persigue, entre otros objetivos, el de amortiguar el coste que tuvo para él el proceso judicial en el que acabó condenado a 21 meses de cárcel como autor de tres delitos fiscales por la tributación de sus derechos de imagen. Messi se vio obligado a abonar a Hacienda más de 30 millones de euros, sufragando la correspondiente multa por los delitos contra la Hacienda Pública, y regularizando de manera paralela los ejercicios que no habían sido inspeccionados. De ahí que haya solicitado esta fórmula para recuperar los fondos abonados al fisco al tiempo que mejora considerablemente su salario anual, al que, conviene insistir, habría que añadirle los pluses por objetivos y los ingresos publicitarios.

Junto a la referida prima de fichaje (100 millones en cinco anualidades de 20), el club y el futbolista han acordado un sueldo que asciende a 50 millones brutos. En total, 70. Descontados los impuestos, y sumando el salario y el complemento pactado, Messi va a percibir algo más de 35 millones de euros netos durante cada una de las próximas temporadas que vista la camiseta azulgrana.

Se trata de una cantidad notablemente superior a la que percibe Cristiano Ronaldo en el Real Madrid, que ingresa alrededor de 21 millones de euros netos por cada temporada en el club blanco. Además, Messi se reserva la explotación de sus derechos de imagen en exclusiva. Habitualmente se establece por parte de los grandes clubes el pago de un 15% al jugador a través de este concepto.

Todas estas cifras han sido finalmente aceptadas por el futbolista tras llegar a exigir en las negociaciones, tal y como aseguran a este periódico fuentes próximas, hasta 50 millones netos por temporada. Finalmente Messi percibirá esos más de 35 millones netos sumando su salario y la compensación acordada (al margen queda el dinero sujeto a la consecución de objetivos). La ansiada renovación de Messi por el Barcelona fue anunciada públicamente hace unos días en un acto oficial al que asistió el jugador junto a su padre Jorge y a su hermano Rodrigo, después de meses de incertidumbre en los que ninguna de las partes concretaba la fecha en la que se iba a producir la firma del nuevo contrato. Desde el pasado verano, las conversaciones entre ambas partes se encontraban ya muy avanzadas y existía un principio de acuerdo, que fue revisado en última instancia para llegar al arreglo definitivo.

Por parte del Barça comparecieron en el acto de renovación, además del presidente, Josep Maria Bartomeu, el vicepresidente deportivo, Jordi Mestre; el directivo Javier Bordas; el mánager deportivo, Pep Segura; y el CEO Óscar Grau. Tras la rúbrica del acuerdo en el palco del Camp Nou, el club anunció la duración del nuevo contrato y la nueva cláusula de rescisión, que se eleva a 700 millones. Sin embargo, no facilitó más cifras del contrato.

Las nuevas condiciones pactadas entre ambas partes no han sido materializadas hasta ahora debido a la preocupación del jugador en relación con la situación política en Cataluña. No en vano, las mismas fuentes aseguran a este periódico que Messi quiso dejar en stand by la rúbrica del contrato de renovación hasta estar seguro de que no existía riesgo de que Cataluña se independizara y el Barcelona abandonara las competiciones europeas.

Aumento del gasto salarial

Asimismo, ha intentado prolongar la negociación para elevar las condiciones contractuales pactadas inicialmente con el club. Pero también para no ser utilizado por el Barcelona para contrarrestar la salida de Neymar a Francia. Los presupuestos del club azulgrana de la temporada 2017/2018 establecen, pese a la marcha de este último futbolista al Paris Saint Germain, que el club ha elevado su partida para salarios de los 432 millones de euros a los 588 millones.

Esto supone un incremento del 36% y sitúa el porcentaje destinado a este apartado en el 84% (si se descuenta el dinero ingresado por el club por el traspaso de Neymar). Se trata de una cifra muy superior al 70% recomendado por los máximos organismos internacionales.

Sobre El Autor

Artículos Relacionados