El divorcio entre los dos cracks es un hecho y la paz parece imposible. Thiago Silva evitó el domingo por la noche que Cavani y Neymar llegasen a pelearse en el vestuario del PSG, en el interior del Parque de los Príncipes, después de que el delantero uruguayo afease al brasileño su actitud en el terreno de juego y éste le plantase cara. De acuerdo a una información del diario L’Equipe, la relación entre los dos jugadores ha ido de mal en peor en las últimas semanas y durante el partido frente al Olympique de Lyon ya se comprobó sin disimulo de cara a la opinión pública, tanto en la jugada del penalti como, también, en una falta en la que Dani Alves intervino en favor de Ney y dejando bien claro a Cavani que ha perdido cualquier clase de ascendente en el interior del vestuario.

Al uruguayo le sentó mal la imagen trasladada por Ney

A Cavani, que impuso su teórico mando en la plantilla para ejecutar el penalti, le sentó especialmente mal la imagen que trasladó Neymar antes y después del lanzamiento y eso es lo que le trasladó al acabar el duelo frente al equipo lionés, ya en el vestuario.

Lo que no esperaba es que Ney reaccionara de manera tan airada, le plantase cara y debiera ser Thiago Silva quien se cruzase entre ambos para evitar que la discusión degenerase en pelea. Cavani, horas después, quiso restar trascendencia a sus diferencias pero lo que parece cierto es que la guerra entre ambos es un hecho.

Sobre El Autor

Artículos Relacionados